El Sello Dieta Mediterránea consta de 4 Principios, requisitos esenciales para certificar una auténtica cocina mediterránea:

1. CONFORMIDAD CON EL MODELO DE LA PIRÁMIDE DE LA DIETA MEDITERRÁNEA
2. USO DE PRODUCTOS DE TEMPORADA
3. USO Y OFERTA DE PRODUCTOS TRADICIONALES
4. TRANSPARENCIA EN LA INFORMACIÓN DE LOS ALIMENTOS

Para cada principio se define un conjunto de requisitos, que se utilizará para llevar a cabo la valoración del restaurante. Esta valoración será realizada por un auditor o certificador, utilizando una lista de verificación predefinida. Se preparará un informe final de valoración y certificación, con una lista de recomendaciones para su mejora. La valoración de los restaurantes se basa principalmente en el análisis de distinta documentación y, en algunos casos, también podría complementarse con una visita in situ. Las actividades de los auditores del proyecto DM se pueden concebir como una simple valoración y no como una auditoría real basada en los principios de la ISO.

Se presentará el informe de valoración a un Comité Nacional que decidirá sobre la entrega de la marca de calidad. La composición del Comité será sugerido por los partners nacionales del proyecto, en este caso, la Fundación Dieta Mediterránea.

Ventajas para el restaurante:
 Visibilidad para el restaurante.
 Relación con las actividades promocionales.

Ventajas para los consumidores:
 Carta con una selección de productos locales.
 Carta compuesta por platos elaborados con recetas tradicionales y/o en sintonía con la
Dieta Mediterránea.
 Orientación al cliente.
 Compartir información y sensibilización sobre la Dieta Mediterránea.